El Quijote de Quillota
Con el poder de la información

Colegio Lucero de La Calera presentó su método educativo Waldorf.

El establecimiento, que recibe alumnos de primero básico a segundo medio, utiliza la metodología Waldorf, como educación alternativa

El Colegio Lucero de La Calera realizó este viernes una actividad abierta a la comunidad, con el fin de presentar el método de estudio y aprendizaje Waldorf que ofrece la comunidad educativa.

El establecimiento, que recibe alumnos de primero básico a segundo medio, utiliza la metodología Waldorf como educación alternativa. Esta es una técnica de enseñanza  basada en la libre instrucción por parte de los alumnos, es decir, que sean autónomos a la hora de ir realizando y adquiriendo los conocimientos a lo largo del propio proceso educativo. Una pedagogía centrada en el alumno y sus ritmos de aprendizaje, donde el trabajo manual y artístico son la clave para su desarrollo.

La jornada contempló muestras de dibujos, música, manualidades, acuarela, juegos rítmicos, obras de teatro, mercado de familias y emprendedores de sectores cercanos, entre otros.

Carlos Poirer, administrador del establecimiento comentó que: “Necesitamos difundir más este nuevo método educativo, la comunidad a veces cree que se trata de una educación con muchas libertades, pero no es así , trabajamos bajo una disciplina interna donde nos enfocamos en que lo intelectual, lo emocional y lo corporal tienen la misma importancia”.

El administrador destacó también que fue un cierre de jornada muy agradable: “se mostraron las rutinas educativas de los jovenes y niños. Se realizó también la muestra plástica del trabajo que hacen durante el año, muestras musicales y las personas conocieron el trabajo pedagógico que realizamos”.

También podrías querer leer : Nuestro medio asociado Aconcagua al Día

También podrías querer leer : Parroquia de Hijuelas inició una campaña “Dona Protección-Ayúdanos”

Experiencia Waldorf

El colegio lleva con este método alrededor de 4 años. Según comenta Carlos Poirer, ha sido un gran desafío insertar en la comuna esta metodología.

“La mayor dificultad es que algunas personas creen que algo libre no tiene disciplina, pero aquí para que funcione todo es fundamental el trabajo con los apoderados, se educa al niño/a para que tenga habilidades para la vida; desarrollando la voluntad, la responsabilidad, el ser buenas personas y esto a través de los aspectos que ya mencioné: la parte intelectual, lo corporal y sobre todo lo emocional. Consideramos también que el arte, la música, el teatro y la literatura son parte esencial de una educación integral” concluyó Carlos Poirer.